Miguelito cover.jpg

Voz de los barrios timberos, del solar donde cada día agonizaba la esperanza de hombres y mujeres sin un mejor futuro. Allí, entre aquellos negros y mestizos, creció Miguelito Valdés y empezó a amar el sonido del tambor que ya por siempre lo acompañaría para convertirlo luego en figura estelar de nuestra música. Ceñida, principalmente, al aspecto musical, la escritora y editora Dulce María Sotolongo ha reunido en este volumen una valiosa investigación acerca del artista. El libro no es solo un acercamiento a Mr. Babalú, llamado así por su personalísima interpretación de la pieza de Margarita Lecuona, sino que incorpora una interesante información del panorama musical cubano relacionada con la época en que Miguelito Valdés desarrolló su carrera. Aquí va encontrar el lector un análisis de la conga, un ritmo que ha sido poco estudiado y ubica a Miguelito y su accionar en el desarrollo de este ritmo tan cubano. La autora también le rinde un homenaje a todos los músicos que llevan con dignidad el apellido Valdés, se explica la relación que hay entre ellos y su importancia para la música cubana. La amistad entre Chano Pozo y Miguelito Valdés es un ejemplo para los que luchan por la reivindicación de los afrodescendientes en cualquier parte del Mundo.

Descubre nuestro catálogo
NOVEDADES
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Icono social Instagram
1400_edited.jpg

Un libro que una vez comienzas a leer te atrapa hasta el final: veracidad histórica. Biografía de Rita Montaner, La Única (Guanabacoa, 20 de agosto de 1900-La Habana, fue una artista cubana, que marcó pauta en la interpretación de melodías afrocubanas, así como en el teatro, la radio, el cine y la televisión, alcanzando notable éxito nacional e internacional y siendo considerada una de las más grandes artistas cubanas de todos los tiempos. Versátil mujer que se destacó como cantante de arte Lirico,Tango-Congo, pregones desde «Mama Inés», «El Manisero», «Siboney», «Noche Azul. Incursionó en el cine cubano y trabajó en películas mexicanas, particularmente en el género del llamado Cine de Rumberas. El libro es rico en información, fotos, documentos, programas y otros materiales investigativos que nos entrega la personalidad artística relevante y compleja de la Montaner, así como la trama cultural y social en que se desarrollo su vida. Testimonio de una vida y testimonio de una época que convierten a este trabajo investigativo, además de los premios obtenidos, en un libro de consulta

¿Cree usted en los Milagros? ¿Cree usted en el poder de la mente?, ha logrado mantener la fe en estos tiempos difíciles. Primero tomé un vaso con agua y póngalo en el lugar más elevado de su casa y ponga su pensamiento en Clavelito, antes de comenzar a leer este apasionante libro. Es él, Miguel Alfonso Pozo, quien regresa, después de cuarenta y cinco años de haber abandonado este mundo físicamente, porque en espíritu, se quedó en el imaginario de un pueblo que nunca lo olvidó y como compositor de música campesina ocupa un lugar privilegiado en el patrimonio cultural cubano. Afirmó: «soy el cronómetro de la humanidad, para mí no hay pasado, presente ni futuro, yo soy el tiempo». Clavelito les va a contar su vida, el por qué tuvo tantos seguidores y les va ofrecer consejos muy valiosos para la salud mental.Más allá de los milagros de Clavelito, usted va a conocer la vida de un hombre triunfador que de un pequeño pueblo de campo llegó a ser el rey de la radio en Cuba, la vida de un cubano orgulloso de ser guajiro, que ofrecía su ayuda a todo el que lo necesitara y descubrió en la música, la poesía y el humor la mejor manera de enfrentarse al mundo.

 

Solo pidió un sombrero de guano, una bandera y un son para bailar, aunque no lo sepamos, casi todos los cubanos hemos escuchado su música, «El caballo y la montura», «El Rinconcito», «Chupando caña», entre otras, ya sea en la voz del Benny Moré; Celina González, la Reina de la música campesina; Pototo y Filomena; Abelardo Barroso; Cascarita con La Casino de la Playa, las voces que interpretaron sus canciones acompañados de la gran Sonora Matancera como la de Bienvenido Granda y la orquesta Sensación, entre otras. Clavelito derrocha a través de sus composiciones cubanía por el mundo, en sus letras está la vida del guajiro, la flora y fauna de los campos cubanos, la belleza de nuestras mujeres. Como se anuncia en «Oye mi Olelolei», tema que tanto hemos escuchado en el programa Palmas y cañas.Homenaje muy merecido es esta publicación de Unos Otros, con un testimonio de primera mano, nos devuelve a aquel que a decir de Germán Pinelli: «Cuando se hable de la historia de la radio en Cuba, hay que hablar de Clavelito, como nadie supo integrar su arte y carisma al entretenimiento radial».